martes, 2 de abril de 2019




Hoy, 2 de abril, hemos celebrado el Día Internacional del Libro Infantil. Como ya os he comentado alguna vez, pero para quienes no lo sepan todavía, se celebra el 2 de abril por ser el día del nacimiento de Hans Christian Andersen.

Pensaba recomendar libros infantiles y entre ellos tenía en mente el Ladrón de minutos, editado por Edebé; Muerte en el Priorato, de Loqueleo; El misterio de los Estudios Kellerman, publicado por Montena o ¿Quién es Carmen Sandiego?, de RBA. Y por supuesto ahí quedan las recomendaciones para niños entre 10 y 12 años.

Pero quiero hablar de otro tema, y es el de las lecturas de los colegios. Niños que además de las clases, los deberes, los deportes, las extra-escolares y las diferentes obligaciones que les imponemos a lo largo de los días, tienen que leer 1 libro al mes de al menos 100 páginas, además de las propias lecturas obligatorias que impone el proyecto curricular correspondiente. Y para ser sinceros, tan mal no me parece si dejamos que el niño elija su propia lectura. Pero no, cuando llevan esos libros cuya lectura les apetece e incluso con la que muchas veces están ilusionados al profesor no le gusta el tema, o la letra, o..."la contraportada".

Cuando empiezan a leer nos encanta regalarles libros, todos les gustan, los devoran, leen con ansia y nos da igual el tema con tal de que nuestros hijos sean los que más leen en la clase. Nuestros niños, efectivamente, son los más listos. Y me parece perfecto, da igual que sea de Star Wars que de Peppa Pig. Son sus personajes favoritos y el caso es que se aficionen a leer. Pero, ¿por qué cuando avanzan en sus gustos los frenamos? Cuando tenemos la oportunidad de ayudarles a investigar en sus gustos lectores, ¿les frenamos para que se adapten a nuestros gustos lectores?

No entiendo en muchos aspectos nuestro sistema educativo pero en el tema de la lectura además de no entenderlo me indigna.

Cuando llegan a Bachillerato, por supuesto se los damos masticados. No entienden la Celestina porque es castellano antiguo y la criatura no sabe...¿latín? (Verídico) Ya ponemos las trabas desde casa.

Hoy en el Día Internacional del Libro Infantil me gustaría que aprendiésemos a no poner puertas a la lectura. Si admitimos que un adulto sea incapaz (por ejemplo) de leer novela histórica pero devore best seller, ¿por qué no podemos aceptar que a nuestros niños les pase lo mismo? Que ellos mismos vayan decidiendo qué les gusta y qué no, y para ello no podemos perderles como lectores. A los 10 o 12 años muchos de esos niños que lo leían todo dejan de leer porque o en casa o en el cole no les dejan leer los libros que les gustan. Si les permitimos a edades tempranas elegir, cuando lleguen a cursos superiores serán capaces de leer La Celestina, el Lazarillo o de reirse con El Quijote; o al menos de leerlos sin traducir.

Y aunque no fuera así (con muchos no será), nadie nos podrá decir que no pusimos todo de nuestra parte.


                                                                  Os espero entre los libros


1 comentario:

  1. The Sports Wagering Application Review Commission determined to allow rolling approval of on-line sportsbook licenses, quite than name for a common begin date for all sportsbooks. The GGR of table video games and sports activities betting in August 2020 was $777.three million and $217.three million, respectively. Show that the five prime types of unlawful playing in the US are sports activities betting, horse betting, sports activities parlay playing cards, numbers, and casino playing. Just as on-line playing is legal, mobile playing is perfectly legal, too. Mobile casinos are additionally super handy and you may play your favourite casino video 코인카지노 games, as most of them are optimized for mobile nowadays. Like a lot of modern-day mobile casinos, Super Slots has a crypto welcome bonus and a daily fiat forex welcome bonus up for grabs.

    ResponderEliminar